Metroid: Samus Returns y el retorno de un gran clásico

Metroid: Samus Returns y el retorno de un Gran Clásico

Buenas a todos! Se que estuve mucho tiempo ausente…y por ello aquí os traigo una review de un juego que, para mi, ha sido una joyita dentro del catálogo de la Nintendo 3DS: Metroid: Samus Returns.  

Este juego es un remake del Metroid 2 de GameBoy. Hay muchas diferencias entre ambas versiones, pero la historia y bases son bastante similares, repitiéndose eventos y boosters. Yo he terminado este juego en mucho tiempo (me tomé mi tiempo en buscar las mejoras de armas y perdí bastante tiempo dando vueltas por el campo), y es un juego recomendable para los fans de los Metroid-vania (obviamente jajaja).

Introducción

Metroid: Samus Returns y el retorno de un Gran Clásico

Samus Aran es enviada al planeta SR388 por orden de la Federación Galáctica para erradicar la enorme población de Metroid de dicho planeta, debido a que esta raza parásita fue usada en el pasado por los Piratas Espaciales y su líder Ridley. Samus aterriza en el planeta para cumplir su misión, recorriendo las diversas cavernas que conforman el planeta y consiguiendo nuevas habilidades en el camino, llamadas Aeion.

Este juego es, como dije antes, un remake del Metroid 2 de GameBoy, con la diferencia de un apartado gráfico mejorado, el sistema de energía Aeion y las habilidades asociadas a esta, y el contraataque, habilidad que aparece por vez primera aquí, que consiste en hacer “parry” (o “golpe sincronizado”) al enemigo en el momento oportuno, que te permite ganar energía Aeion y hacer golpes fulminantes a los enemigos (salvo a los bosses).

Resultado de imagen de samus returns

Jugabilidad

Para los fans de los Metroid-vania, este juego es una bella obra de arte, ya que tiene los requisitos básicos para un título del género: mapas ámplios, secretos ocultos en cada esquina, caminos secundarios y atajos, etc. Los controles son simples, y eso ayuda a la exploración, ya que hay que pensar en complicadas combinaciones, y la pantalla inferior ayuda a facilitar esto aun más, ya que cuenta con un mapa y varios botones para cambiar de armas sin apartar la vista del mapa o la pantalla superior.

Además, regresamos al clásico sistema de los juegos de Metroid, esto es, nada de diálogos y todo lo que vemos es lo que necesitamos para saber qué hacer y qué buscar. Las piedras de ADN nos dicen cuántos metroids debemos matar y recolectar su ADN, las puertas nos indican con sus marcos qué arma usar (aunque a veces los colores confundan y algunos son tan raros que tendrás que probar todo tu arsenal para acabar viendo que el láser triple es lo que necesitabas -experiencia 100% real in-game-).

Además de los clásicos salto espacial, morfosfera, y demás mejoras de Samus vistas en otros juegos (como el Traje Climático), hacen acto de aparición los Aeion (ya dicho hasta la saciedad), que nos ayudan en la aventura revelando el mapa y bloques rompibles (primerísima habilidad obtenida, que en mi opinión rompe un poco ese estilo de exploración a ciegas), pasando por un escudo impenetrable o un aumento del disparo que cambia tu disparo normal por un estilo “gatling de munición infinita”; o la Aracnosfera (una evolución de la Morfosfera que nos permite andar por las paredes y el techo, muy útil para varios casos).

Bosses: Metroids, más Metroids y una taladradora loca

Resultado de imagen de samus returns

El sistema de Boss Fight en este juego se basa en una cosa: luchar contra Metroids en diferentes fases evolutivas a lo largo de todo el maldito planeta. Y con fases evolutivas me refiero a: desde el básico “medusa-like”, chiquitito y molesto, hasta un bicharraco que ocupa un 60-70% de la pantalla y ataca de forma que apenas puedes esquivar, pasando por lo que veis en la imagen superior. Todos ellos comparten, por suerte, dos debilidades: misiles (que nos los dan casi al principio) y el Rayo de Hielo. Pero claro…ellos no son menos y evolucionan con el medio, desarrollando poderes eléctricos y de fuego para molestarte más en tu misión. Por si un bicho parásito dos veces mayor que tú no fuese suficiente…

Para romper la monotonía “Metroid, otro Metroid, un Metroid evolucionado, uno mutado…”, metieron otros bosses para amenizar el viaje (como una perforadora gigante que te ataca y te persigue), o el “genial” sistema de que los Metroids huyan de algunas salas para irse a otras y tomarse un descanso (se nota la ironía, no?).

Con todo y esto, estas salas son pocas y una vez te acostumbras a luchar con uno, los demás son pan comido (repiten los patrones de ataque entre ellos, aun cambiando su elemento, y encima algunos ataques los puedes cortar).

Resultado de imagen de samus returns

Conclusión

Este es un juego con bastante que explotar, un buen inicio para aquellos que deseen un Metroid-vania para iniciarse, o una joya para recordar buenos tiempos para los veteranos (si recordáis el final de Metroid 2, preparaos para verlo en HD). La 3DS le ha sentado muy bien a Samus y a su talento para liquidar seres alienígenas a diestro y siniestro, sin un minuto de descanso. Los bosses suponen un reto del primero al último, lo cual se agradece mucho en juegos de este tipo. Y la escena final deja una pregunta abierta…acaso Nintendo nos deleitará con un Zero Mission en 3DS o Switch? Si es así…preparad bolsillos y consolas, porque si este juego promete como aventura de Samus…ni pensemos en el siguiente.

Danos tu opinión!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: